Buscar este blog

martes, 11 de abril de 2017

CUANDO PIENSAS EN LA FAMILIA...DESEAS LO MEJOR Y TE GUSTARÍA TENER UNA VARITA MÁGICA PARA CUMPLIR TODOS SUS DESEOS...


Haz lo que puedas y pide la ayuda Divina, para que seas el arco iris en la nube de tu amada familia.
El amor en la familia es una  gran bendición de Dios, en la vida de cada ser.
La familia es un regalo hermoso que cada persona posee, es donde se comparten sentimientos de amor y de paz, porque todos unidos formamos una familia.

Tal vez en el dinero encuentres un poco de felicidad, en las amistades encuentres alegrías, en las medicinas la cura para tu enfermedad, pero el amor solo lo encontrarás en tu familia, porque mientras la familia está unida...El amor, la paz y la felicidad fluye...
La verdad es que es impresionante la cantidad de personas que están o se sienten sol@s y si bien es cierto que la mayoría son personas adultas, también hay de todas las edades y es lo que me motiva a escribir y compartir reflexiones y pensamientos de enseñanzas tanto de vida, de amor y de Dios. La vida está dividida en varias etapas y la etapa que corresponde al adulto es de reflexión y de entrega tanto de amor como de enseñanza y aprender a ser feliz cada minuto de vida con lo que se tiene en el momento y con todo lo que le rodea. Hay tanta maravilla ante nuestros ojos que a veces por cerrarnos en pensamientos de tristeza no se logra ver, ni sentir.....Como disfrutar el poder ver, tocar, sentir, amar y tener vida, habiendo miles que mueren sin haber disfrutado de una comida diaria o de libertad que están imprescindible. Tenemos tanto para vivir feliz y agradecer a Dios por todo lo hermoso creado por Él, que a veces nos segamos y no disfrutamos como debería ser. 
He escrito muchos pensamientos relacionados a la unidad de la familia, intentando enseñar y tocar el corazón de los hijos, los que desplazan y olvidan a quienes mas los aman que son sus padres.
Todos los hijos son distintos y todos tienen cualidades y habilidades que debemos  descubrir y desarrollar junto a ellos con amor y paciencia.
Lo que viene de Dios siempre es bueno para ti y tus seres amados.



¿Porqué desear tener una varita mágica?
En ocasiones me gustaría tener una y así poder:
Ayudar a sanar al enfermo de todos sus males, para que se alivie y continúe con su vida.
Ayudar al que se siente triste y desilusionado, para que vea cual hermosa que es la vida. Ayudar al que le falte trabajo y dinero para dar de comer con su familia.

Ayudar a mi familia a salir adelante en todos los aspectos... Ayudar a ella, si a la mujer que quiero y deseo tener a mi lado toda mi vida. Pero para mi desgracia no cuento con esa varita mágica, la cual solucionaría todos esos problemas.

Al meditar en todo esto, llego a la conclusión que... ¿Para qué quiero una varita mágica para sanar al enfermo?, si sólo Dios lo puede hacer, sólo tengo que pedir para que sane y cuidar de él.
¿Para qué quiero una varita mágica para alegrar a alguien?, sí al contarme sus problemas yo sé que no los voy a solucionar, pero al menos va a tener su mente más tranquila y así va a poder pensar y comprender que la vida es dura y no todo es color de rosa, simplemente hay que saberla vivir.

Aprender de nuestros errores es vital para ser un mejor ser humano. No por nada ese viejo refrán "Es de sabios reconocer nuestros errores " por Confucio, para que quiero una varita mágica para dar trabajo y dinero, luego estaría arrepentido por haber educado mal a esa persona por no luchar, mejor le demuestro y lo motivo a esforzarse cada día a trabajar duro, a dar lo mejor del, para que el día de mañana que comparta el pan en la mesa junto con su familia le enseñe a sus hijos el valor del trabajo.
¿Para qué quiero una varita mágica para ayudar a mi familia?, pienso que dar apoyo, respeto y ánimo a mi familia es lo máximo que puedo otorgarles, porque si no podría ocasionar que ellos no vean la vida tal cual es y el día de mañana que les toque enfrentarla no sepan que hacer, mejor entre todos dar lo mejor de cada quien y llevar hacia buen camino a la familia.
¿Para qué quiero una varita mágica para ayudar a ella?... Sí a mi mujer. Sé que ella tiene problemas, malos momentos, disgustos, en fin. Que no puede tener esa mujer y siendo honestos yo no veo la diferencia conmigo y eso que yo soy hombre. Pero creo que con esa varita si bien terminaría con esos problemas, pero no como lo yo lo haría o no con ese mismo efecto o sentimiento, te preguntarás... ¿Cómo?:
Respetando tu soledad, tu momento, tu espacio, es válido que cada persona tenga y requiera el derecho a estar sólo para reaccionar.

Confianza, no hay nada más importante en una relación que la confianza, es un elemento base en toda relación el cual debe de estar muy bien sustentada porque desgraciadamente hoy en día es lo que menos se tiene es confianza.
Cuidados, creo que el cuidar de ella es muy importante, por eso me pego de topes con cada berrinche que hace, cada vez que le digo que no está haciendo lo correcto o no me gusta que haga esto otro y cosas así. Pero debo de entender que ella es así y comprender que es su manera de pensar.
Apoyo, creo que el máximo apoyo que puedo ofrecerle es fundir en uno sólo el respeto, la confianza y los cuidados que quiero para ella, demostrarle que ella cuenta conmigo en todos los aspectos de mi vida, que sólo quiero y deseo lo mejor y demostrarle que soy capaz de muchas cosas para lograr su tranquilidad y paz interna.
Entonces me vuelvo a preguntar, ¿y para qué quiero esa dichosa varita mágica? Porque sin ella puedo lograr muchos objetivos y metas e inclusive hasta con mejores resultados y lo más importante que sobre todo puedo dar un mensaje a cada persona que ayude...
Y tú, ¿necesitas de una Varita Mágica...?

Robert  VCR.

El instinto maternal y paternal nos produce el sentido de protección hacia los hijos, sin embargo tenemos que recordar que tuvimos que cometer algunos errores para adquirir la madurez de la que gozamos actualmente. Hay que permitir que crezcan y se desarrollen, que comentan sus propios errores, pero contigo al lado para compartir sus experiencias.
La herencia más valiosa que dejan los padres a los hijos, es la educación. Y no hay mejor demostración que aquélla que predica con el ejemplo.
No dejes que te acusen ni cuestionen por tu pasado. A Dios no le importa. A Él solo le interesa lo que haces con tu vida en el presente y lo que piensas hacer en el futuro...
Dios te creó para vivir bien y feliz junto a quienes amas junto a la familia...Si hoy no has abrazado a tu familia estás a tiempo de amar abrazar y ser amado en familia...